Refugiados, la deshumanización de Europa



Dicen los padres de la UE que esta fue creada para evitar la guerra entre herman@s europe@s, pero lo que no nos cuentan es que las personas de otras regiones del planeta son igualmente personas que los habitantes oriundos de Europa, merecedores del mismo derecho a la vida y a ser respetados como personas, como lo que son. Nuestro pueblo tuvo que huir desesperadamente de la guerra a la que fue sometido por militares sanguinarios y obispos que añoraban la Edad Media; cruzando puertos de montaña cubiertos de nieve y con los pequeños a cuestas, siendo bombardeados y ametralleados por aviones, para después ser tratados como ganado en los campos de refugiados franceses. La excusa para deshumanizarnos fue que éramos peligrosos revolucionarios. Hoy, la excusa es el terrorismo internacional, en muchos casos de Bandera Falsa.

España es culpable y debe asumir la responsabilidad que le toca. La podredumbre parlamentaria española nos metió en las guerras de Iraq, Afganistán y Libia; gérmen de todo lo que ahora ocurre en Siria. Al igual que en occidente, siempre es el pueblo el que paga las ansias de Poder de los que mandan. Hay que ser un malnacido para decir que entre los refugiados pueden haber terroristas camuflados, demonizar a la víctima, cosa muy propia de los neonazis que dictan en la CE. Los terroristas viajan en avión y en 1ª clase o ya llevan viviendo muchos años entre nosotros. 


La CE se lava las manos, paga a Turquía para que se haga cargo de los millones de refugiados que llaman a las puertas de Europa; culpable, instigadora y beneficiaria de la guerra que ha destruido sus hogares. Turquía encierra a periodistas demasiado contestones, reprime a su pueblo salvajemente cuando se manifiesta y es una dictadura maquillada de falsa modernidad, ¿de qué manera tratará a los refugiados? Esto no parece importarle mucho a los gerifaltes europeos; y lo que es peor, tampoco parece importarle demasiado al pueblo europeo que cada día se escora más hacia la derecha. De esta manera, la demoníaca Empresa Mundial $.A. consigue uno de sus principales objetivos, denigrar a la especie humana y llevarla hasta el nivel de las ratas de cloaca, capaces de comerse a sus crias si con ello evitan morir de hambre.

No es extraño escuchar de boca de obrer@s (como a mi así me ha ocurrido) frases del calibre de "les dan casas a los inmigrantes y se las quitan a los españoles", "¿como vamos a ayudarles si aquí no tenemos de nada?" o "primero los españoles y después, si sobra, para los extranjeros". Denigración, depravación, degeneración, autodestrucción; somos una especie en vías de extinción que se devora a sí misma. ¿Es que quienes escupen con odio estas frases no ven a las familias enteras huyendo con el horror fijado en sus rostros?, ¿no son capaces de mostrar un poco de empatía hacia quienes han tenido que huir dejando atrás toda su vida y con los pequeños a cuestas? ¿hasta qué punto de degeneración humana hemos llegado para permitir, comprender e incluso defender que se destruyan países enteros solamente por bastardos intereses económicos? ¿quienes son más salvajes, los dementes que se autoinmolan o los demoníacos gerifaltes occidentales que ordenan bombardeos y la insensible población civil del llamado primer mundo que calla, mira para otro lado o aplaude? 


Cuando la Empresa Mundial $.A. de el último giro de tuerca tod@s seremos refugiados, desahuciados, aplastados, humillados y sometidos en aras de ese nuevo "orden" que ha conseguido convertir nuestra especie en la más vil sobre el planeta. Quien hoy mira para otro lado o incluso aplaude el trato que están recibiendo los refugiados; mañana pedirá solidaridad, pero ¿que podrá esperar? La solidaridad solamente funciona si esta es recíproca, quien no la practica no tiene derecho a ella. Así que cuando llegue el próximo Endgame esto será como un barco a punto de hundirse en el que las ratas se suben unas encima de otras para así obtener unos pocos segundos más de oxígeno antes de que el agua lo inunde todo, en lugar de ser una tierra unida que resiste ahora y siempre al invasor fascista y acoge como herman@s a l@s obrer@s del mundo, con una poción mágica que nos hace invencibles, el cerebro.

Campo de refugiados de Zaatari. Según la agencia AFP, Zaatari ahora es el hogar de 160.000 sirios, una cifra que equivaldría a la población de la quinta ciudad de Jordania.

2 comentarios:

Loam dijo...

¡Qué vergüenza! ¡Qué rabia!

Erik Redwine dijo...

Están consiguiendo despojar de su humanidad a las personas, tanto a los refugiados como a la población europea que no destierra a los criminales que los gobiernan. Salud.