Patricia Heras. In memorian



¿Democracia?, ¿justicia?, ¿igualdad de oportunidades?; fascismo, eso es lo que vivimos en esta sociedad podrida a la que solamente le preocupa la final de la Champions League o el último polvo que se pegó la guarra famosa de turno con el cabrón famoso de turno. ¿Cuántas personas injustamente encarceladas vegetan en estos momentos en las mazmorras estatales?, pero eso no parece importale a nadie, el Estado terrorista y fascista español ha sabido inculcar la deshumanización del pueblo ibérico; aquí cada uno a lo suyo y el que venga detrás que arree. La mayor parte de la población carcelaria está compuesta por personas cuyos delitos son menores, en muchos casos fruto de la adicción a drogas que cuestan mucha pasta. En las cárceles, como sería lógico, en ningún momento se les ayuda a salir del pozo de la Heroína u otras drogas altamente adictivas, simplemente se les reprime, se les intenta anular como personas; por lo que el preso al salir de la cárcel es más consciente que nunca de la mierda de sociedad en la que vive y tiene aún menos escrúpulos a la hora de delinquir.


En nuestros trullos las drogas de todo tipo campan a sus anchas, menudo negocio hay montado, porque aquí no puedes cambiar de camello, aquí te metes lo que hay y punto. Incluso se dan muchos casos en los que el reo entra limpio de drogas y sale con un enganche de antología, ya que recurren a las drogas para poder evadirse de tan dolorosa realidad.

En el caso de Patricia Heras ni siquiera hubo delito, ella no se encontraba en el lugar de los hechos, por lo que resulta imposible su participación en el acto por el que fue encarcelada, torturada, denigrada y por último inducida al suicidio. El suyo es un claro ejemplo de la podredumbre moral que ostenta el aparato represor estatal; jueces, fiscales, abogados de oficio, médicos forenses y policías no velan por tu seguridad, su "trabajo" (propio de gangsters) no es más que acallar la contestación, machacar al de abajo, denigrar la condición humana de los pocos que todavía se atreven a pensar en este pais de paletos que miran para otro lado si no va con ellos la vaina.

Aquí solamente se lucha por la libertad de los presos si éstos dan réditos políticos. Los anónimos, los que no pertenecen a ningún colectivo o partido político parecen no existir, se les aparta para esconder la miseria que emponzoña a todas las instituciones "democráticas" de este miserable país gobernado y reprimido por los mismos de siempre. Un pequeño hurto o la venta de algunas papelinas para poder costearse las dosis parecen ser delitos de lesa humanidad, sin embargo Blesa se pasea con su nueva zorrita de lujo por Londres, además de hospedarse en la casa del cónsul. Ésta es la Marca España, caciques que dirigen a sus súbditos como a ganado y que se arropan con la peor gentuza de nuestra tierra; miserables que disfrutan insultando a una chavala indefensa e inocente, jueces que ni siquiera escuchan la versión del acusado, porque su trabajo no es ese, lo suyo es ser un engranaje más de la picadora estatal. Fiscales que entre espumarajos de rabia acusan de terroristas a chavales cuyo mayor delito ha sido pensar, mientras que no abren sus hocicos porcinos cuando se trata de la hija del rey crápula.

Ciudadanos sin capacidad de empatía, sin humanidad, idiotizados por la TV y que solamente leen el Marca, el paraiso perfecto para el fascismo más abyecto y cavernario de toda Europa. Lo han conseguido, nos han ganado la partida, miles de jóvenes se pudren en las frías mazmorras del Estado y eso no parece importarle a nadie, a no ser que su adscripción política pueda servir para ganar votos y simpatías. Pero los que aún creemos tener conciencia y sentimientos humanitarios nos negamos a relegar al olvido tanto sufrimiento inútil, sufrimiento que solamente sirvió para aliviar las ansias de sadismo de la gentuza que decide como debemos pensar y vivir. 


En memoria de Patricia Heras, tu muerte nunca será inútil, lo que sufriste no caerá en saco roto, servirá para abrir muchos ojos a la realidad cotidiana de esta tierra gobernada por franquistas "demócratas de toda la vida". Tu memoria será recordada, tus amigos (según puedo ver por internet) no te olvidan y siguen reclamando justicia, los sádicos que disfrutaron maltratándote y vejándote dormirán plácidamente, pero siempre sentirán el dedo acusatorio del pueblo reprimido. ¿Cómo le explicarán a sus hijos (bastardos en su mayoría) que disfrutan destrozando cuerpos y mentes?

Os dejo un enlace desde el que podéis conocer a fondo el atentado terrorista cometido contra Patricia Heras. Es su blog y en él nos relata en primera persona todo lo que tuvo que sufrir hasta llegar al suicido inducido por la miseria moral de jueces, fiscales y policías. Por mucho que quisieron no consiguieron acallar su voz y las palabras escritas en su blog son un llamado a la conciencia de todos nosotros, una denuncia de la sociedad enferma en la que vivimos. Descansa en paz.

http://poetadifunta.blogspot.com.es/2009/01/4-f-sucesos-para-normales.html




2 comentarios:

ArdillA dijo...

Gracias !!!

Erik Redwine dijo...

No hay de qué, para eso estamos, salud.