El archivero de la Lubianka. Travis Holland [epub]



Moscú 1939. Pável Dubrov trabaja en los archivos de la Lubianka, el cuartel general y prisión de la policía política de Stalin. Su labor cotidiana consiste en clasificar las obras de los escritores perseguidos, y allí encarcelados, para posteriormente destruirlas. Antiguo profesor de literatura obligado a dejar la docencia, apesadumbrado por la pérdida de su esposa, su vida aletargada transita sin la menor emoción ni esperanza, entre el tedio y la triste nostalgia, pero también con la inseguridad y el temor a caer otra vez en desgracia.

Todo va a cambiar el día que debe interrogar a un prisionero para determinar la autoría de un relato inacabado. El preso es el escritor Isaak Bábel. Sus manuscritos, como es habitual, le son entregados a Pável Dubrov con la orden de destruirlos. Pero aquel contacto con el autor de Caballería Roja se ha convertido en una catarsis para el archivero de la Lubianka que va a dar nuevamente sentido a su vida.

La Lubianka en la actualidad

"Ahí donde se queman libros se acaba quemando también seres humanos"

Heinrich Heine


4 comentarios:

Loam dijo...

Paseando por Moscú, recuerdo que al pasar por esa plaza, en la que aún se erigía la imponente estatua de Félix Dzerjinski, la gente evitaba acercarse a la no menos imponente sede del KGB. Por mucho tránsito peatonal que hubiera, su acera siempre estaba desierta, lo cual acentuaba su siniestra y amenazante monumentalidad.

Erik Redwine dijo...

Envidia sana de estar en el lugar de los hechos. :-) Ante el edificio donde se quemaron algunas de las más grandes obras literarias de Rusia. El bastardo Dzerjinski todavía imparte terror desde la tumba. Es curioso como cuando pones en el Google quema de libros, solamente aparecen las de los nazis. Pero cuando se trata de los bolcheviques, comprobamos su indiscutible capacidad para enmascarar hasta la más cruda realidad. Los nazis eran unos dementes que no dudaban en mostrar su inmundicia, los bolcheviques resabiados que nunca mostraban su verdadero rostro. De ahí la importancia de señalar la falsedad bolchevique y por supuesto la inhumanidad llevada con orgullo de los nazis. Salud

Loam dijo...

En lo concerniente a la quema de libros, no hay que olvidar a la pirómana Iglesia Católica, o al "democrático" capitalismo que, aunque no los quema, condena al ostracismo a todo autor, autora u obra que no engrose las arcas del mercado "cultural". O a los talibanes y su inquisitorial y totalitario teocracia... En fin, las distintas, pero sustancialmente iguales, formas de ejercer el poder mediante el terror.

Salud!

Erik Redwine dijo...

Y la ignorancia de los paletos sureños de USA.
El saqueo de la Biblioteca Nacional de Bagdad en 2003
http://nordicanger.blogspot.com.es/2016/01/historia-universal-de-la-destruccion-de.html
Salud y libertad.