Esclavos en Grecia, (como en Almería)

 
 
Aunque muchos españoles cierren sus ojos para no ver la realidad y mantenerse al márgen de lo que al parecer no les incumbe, la brutal realidad sigue estando ahí, nada deja de existir porque sea obviado, es más, las injusticias sociales sólo son posibles si se cuenta con buena parte de la población.
 
Esos ciudadanos a los que no les importa nada más que ellos mismos, los que dicen "pues a mi me va bien" y con eso ya tienen de sobras, no serán dignos de la solidaridad de sus iguales cuando lo necesiten - al menos no de la mía -, pues cuando les vaya mal, ellos serán los culpables de su desdicha tras largos años de inopia intelectual voluntaria y servilismo rastrero. Todo aquel que no respeta la vida humana o animal es mi enemigo, ya sea trabajador o amo, de izquierdas o de derechas, quien mira para otro lado es tan culpable como el que comete el delito, y yo no me ando con medias tintas, si explotas a cualquier trabajador sólo puedo desearte una lenta y agónica muerte, y si piensas que los inmigrantes vienen a quitarte el trabajo, también puedes estar seguro de que me encontrarás frente a ti, imbécil crónico cuya única meta en la vida se basa en esperar a que caigan algunas migajas del amo, compitiendo salvajemente para ello en contra de tus iguales, impidiendo cualquier avance social con esa complicidad imprescindible para que los amos sigan manejando nuestras vidas a su antojo y en su propio beneficio.
 
Disturbios racistas en El Ejido

Aquí en Andalucía tuvimos un claro ejemplo de lo dicho anteriormente, los salvajes disturbios que ocurrieron en El Ejido entre el 5 y el 7 de febrero del 2000. Decenas de comercios y locales arrasados, viviendas quemadas y dos mezquitas saqueadas en tres días de disturbios; entre 1.500 y 3.000 personas desplazadas y apartadas de sus casas durante días; 500 denuncias de agresiones recogidas por Cruz Roja. España vivió una de las mayores persecuciones de inmigrantes que se han dado en la Unión Europea.
 
 
Allá por el 2000 y empujado por el paro crónico que sufría y sufre Sevilla, tras ver un anuncio de trabajo en el INEM, marché a la provincia de Almería para trabajar primero en el campo (plantando lechugas en Pulpí) y después en los almacenes hortofrutícolas de El Ejido, donde se procesan y cargan en camiones las verduras y frutas cultivadas en los invernaderos.
 
10 horas al día, o las que sean necesarias según la producción, de lunes a sábado, volcando cajas en una línea continua para que las mujeres vayan seleccionando por tamaños y calidad. Fácilmente se pueden llegar a mover hasta 60.000 kgs desde el palet hasta la línea al final de la jornada. Todo por el módico precio de 3 euros a la hora, las como mínimo dos horas extras diarias se pagan igualmente.
 
Están envenando Andalucía
En los almacenes sólo trabajan españoles, explotados hasta la extenuación, cuando llegaba al piso de alquiler - que me costaba una pequeña fortuna - tenía que subir las escaleras a cuatro patas porque ya no tenía fuerzas para subirlas con la dignidad que nos otorga a los humanos la posición bípeda. A pesar de las condiciones de explotación experimentadas in situ por este que les habla, para los inmigrantes tienen reservado algo mucho peor, los invernaderos, puesto que existe una ley (no escrita) por la cual a los inmigrantes ningún almacén los contrata, para de esta manera verse obligados a trabajar en los invernaderos. Según parece, trabajar en los almacenes es un trabajo demasiado "digno" para el que no sea español.
 
 
En estos habitáculos de plástico se dejan la salud miles de inmigrantes, sobre todo marroquíes, en unas condiciones de trabajo que recuerdan a los campos de algodón de los estados sureños de Norteamérica, cuando la esclavitud era legal e incluso moral. Soportando temperaturas que pueden alcanzar los 60ºC en el interior de estos hornos de plástico y contando siempre con el desprecio del patrón por el simple hecho de no ser español, a la misma vez que el explotador - en muchos casos un indigente mental que ni siquiera sacó la EGB - se hace de oro pisando sus cuellos.
 
El repugnante Mar de Plástico que ha envenenado todo el Poniente almeriense

Estos hijos de puta explotadores son, en muchos casos, agricultores que hasta ayer eran jornaleros, ahora se convierten en los peores explotadores, como recuerda la sabiduría del refranero popular <<nunca pidas al que pidió, ni sirvas al que sirvió>>. En más de una ocasión no pude aguantar tanta indignidad humana y les decía a los autóctonos <<El Ejido no sería nada sin los inmigrantes, todo esto que se ha montado aquí es fruto del trabajo esclavo, deberiáis estar más que agradecidos por haberos hecho ricos a costa de su trabajo y su salud>>, aunque claró está, siempre corría el riesgo de una respuesta como mínimo desairada, cuando no violenta, y claro, estando en territorio apache, muchas veces tenía que callarme, aunque eso sí, me empapé bien de todo lo que sucedía, y así llegué a la conclusión de que el llamado "milagro almeriense" está basado en la explotación del hombre por el hombre al estilo del más puro esclavismo, de una manera vil e indigna para todo aquel que se precie como ser humano.
 
Y no sólo son los explotadores los culpables de todo este sufrimiento inmerecido y absurdo, toda la sociedad es culpable, en El Ejido todo el mundo  es consciente de lo que ocurre, desde el taxista hasta el concejal, desde la panadera hasta las juezas, pero nadie habla ni denuncia. Hasta ese punto han conseguido denigrarnos los amos, mientras haya dinero nada es más importante. Todo ello impunemente y con un gobierno supuestamente de izquierdas, socialista y obrero instalado a perpetuidad en la Junta de Andalucía, aunque  solamente son sabandijas que engañan al pueblo para robarle. Ahora el gobierno neonazi de Rajoy pretende criminalizar a quien ayude a los inmigrantes, cuando cualquier persona del mundo que venga aquí a buscarse la vida y darle un futuro mejor a sus hijos es más legal y compatriota mío que ningún fascista que conspira contra mi, los míos y mis vecinos, quien no esté de acuerdo conmigo en algo tan básico como esto, es mi enemigo, no cabe respeto ni tolerancia.
 

Esta semana han ocurrido unos hechos que me recordaron instantáneamente lo vivido por mi en El Ejido, unos capataces de una explotación fresera en Grecia (Manolada) habían disparado contra inmigrantes que reclamaban sus sueldos, llevan 6 meses sin cobrar, y eso que sólo cobran 125 euros al mes, lo justo para no morir de hambre, esta es la noticia que he copiado del siempre interesante blog "Todos Somos Griegos", @beatricedeDante en Twitter:
 

Este pasado 18 de abril a de las seis de la tarde, al menos 28 trabajadores de Bangladesh fueron tiroteados en un campo de cultivo de fresas en Manolada, Grecia. Los trabajadores llevaban sin cobrar 6 meses su miserable salario de 125 euros al mes y fueron a reunirse con los capataces del empresario. Surgió una disputa entre ellos  al negarse estos a pagarles por su trabajo. Los capataces cogieron sus rifles y se liaron a tiros. En este momento hay ocho trabajadores inmigrantes en estado muy crítico. Según los datos que hasta ayer se tenían unos 80 trabajadores de  Bangladesh habían pedido una cita a las 5 de la tarde  con el dueño del campo de cultivos de fresas y la reunión era conocida por todos los trabajadores, se calcula que más de 200  estaban esperando en  la reunión, ante la negativa de los capataces de pagar y en la insistencia de que volvieran al trabajo, según cuentan, empezaron los disparos al aire para intimidar, pero ante la reacción obviamente tensa de los inmigrantes empezaron a disparar indiscriminadamente.
 
Once ambulancias transportaron a los heridos en el sangriento incidente  a  los hospitales Pyrgos y Patras. La policía detuvo al empresario de 57 años de edad, pero los tres capataces de 21, 27 y 39 están huidos.

Esto se veía venir, no ha sido una casualidad ni mucho menos un incidente aislado, el gobierno griego mira para otro lado y silba mientras se dan las condiciones perfectas para que este tipo de terrorismo medre, si no les importan sus propios conciudadanos, - ellos que son tan patriotas y que todo lo hacen "por el bien de Grecia" - imagináos lo que les importarán los inmigrantes asiáticos, menos que el estiércol. Para estos agricultores (que sólo merecen una muerte atroz) estas personas, por el mero hecho de haber nacido en otro país, son utilizables como animales de tiro o carga. A pesar de su condición de infrahumanos, se creen superiores a otras personas honradas y que nunca hicieron daño a nadie, simplemente por que ellos  son griegos y sus esclavos no lo son, parece que poco hemos aprendido desde la Grecia Clásica hasta nuestros días.
 
Los explotadores esclavistas

   LAS FRESAS DE LA VERGÜENZA
 
No es la primera vez que una disputa estalla entre los trabajadores inmigrantes y sus empleadores en Manolada, donde estan los campos de fresas de Grecia. Ni tampoco la primera vez que se sabe de “empresarios” que tienen retenidos a trabajadores inmigrantes en régimen de cautiverio. En el 2011 un griego y dos ciudadanos rumanos fueron detenidos por pertenecer a una trama de tráfico de trabajadores. Según la dirección de policía los mafiosos de esta trama trataban a los trabajadores con intensa violencia psicológica, con palizas y usando las escopetas con disparos intimidatorios para obligarles a trabajar en la cosecha de fresas, sin pagarles y viviendo en unas chozas  en las condiciones más miserables.

Los trabajadores habían sido captados muchos de ellos en Rumanía, prometiéndoles un contrato de trabajo y alojamiento, pero cuando llegaron se encontraron que los alojaron en chozas lamentables y  que su retribución sería retenida ; a su vez estaban obligados a comprar sus alimentos a los mismos propietarios de los invernaderos, que les cobraban grandes sumas de dinero, mientras les prohibían salir de la zona. La policía encontró a las víctimas en muy mal estado físico y psicológico  y tuvieron que recibir asistencia del departamento de Lucha contra la trata de seres humanos .
 

NEA MANOLADA UN CAMPO DE TRABAJO ESCLAVO CONOCIDO POR LA COMISIÓN EUROPEA Y EL GOBIERNO GRIEGO

En 2011 un informe de la  Comisión Europea para la lucha contra la delincuencia de la trata de seres humanos, ya describía la situación de Nea Manolada en lo que resumidamente se recoge lo siguiente.

Manolada (ver) es un pueblo de 2.000 habitantes en el municipio de  Vouprasia, perteneciente a la prefectura de Ilia en el oeste del Peloponeso. Gran número de empresas agrícolas de diferentes tamaños operan en la zona. Su producción principal consiste en el cultivo de fresas en invernaderos, a través de un uso excesivos de fertilizantes. Sus empresas agrícolas, constituyen un ejemplo de empresas que han crecido gracias a la mano de obra barata en condiciones muchas veces de tráfico de seres humanos.

El profesor Kasimis, que ha llevado a cabo investigaciones en el área de Vouprasia, observa que  las empresas de fresas han crecido un 60% en tres años (datos 2011)  como resultado de la explotación de mano de obra inmigrante. En los últimos años la producción se ha expandido hasta el punto de cubrir la mayor parte (90%) del mercado griego,  aunque la mayoría de la producción, un 70% se exporta. El volumen de ventas era de 50 millones de euros, que los produtores tenían intención de duplicar.
 
 
La mayoría de los trabajadores están en situación irregular, y proceden principalmente de países de Asia, como Pakistán y Bangladesh, aunque hay también algunos búlgaros, rumanos y albaneses. Los inmigrantes asiáticos que llegaron mas recientemente son los más vulnerables, pues su regularización es casi imposible en Grecia,  por lo que sus salarios son por debajo del salario mínimo y viven en peores condiciones . En los campos también trabajan menores de edad, hijos de los inmigrantes, que cobran aún menos, aunque trabajan en las mimas condiciones que los adultos.

Los salarios se pagan sobre una base diaria, o al final de la temporada. Es frecuente el caso de la retención de los salarios , así como los casos en que los empleadores al final de temporada evitan pagar con la amenaza de que podrían ser denunciados a la policía y ser deportados. Aunque conociendo las condiciones de los campos de detención de inmigrantes irregulares, lo peor no es la deportación, si no que estés esperando en ellos “sine die” y en las peores condiciones de alimentación y salubridad, tal como se ha denunciado en incontables ocasiones.
 

El cultivo de fresas en Nea Manolada se hace con un uso intensivo de fertilizantes y los trabajadores están expuestos a ellos sin contar con la protección necesaria, los alojamientos están situados también al lado de los invernaderos, en la mayoría de los casos, no hay instalaciones higiénicas, ni agua corriente y frecuentemente son tiendas de plástico , con el peligro de incendios que ello conlleva, junto con un asfixiante calor. Añadir que al ser inmigrantes irregulares no tienen derecho a la asistencia sanitaria.

Estas son las "viviendas" de los jornaleros en Manolada

Estos  campamentos no son sólo un alojamiento,  también allí los trabajadores son explotados económicamente, los empleadores cobran un alquiler por el “alojamiento” y  los trabajadores para cubrir todas sus necesidades como la compra de alimentos, deben hacerlo en el “supermercado”  del campo. Además sus movimientos son controlados, incluso durante su tiempo libre. Entre las gastos que deben contratar también está el de “seguridad”, una mafia que según informes de prensa suele ser de unos 3 €  al día para su “protección”.
 
La situación de estos campos nunca ha preocupado a las autoridades hasta que en 2006 un bombero denunció los hechos, al ir a apagar un incendio en las chozas de plástico, calificando la situación de basurero humano. El propietario arrasó el campo borrando las huellas y prohibiendo a la prensa hacer fotos. En el 2007 ante las denuncias de los bomberos y la policía local se llegó a un acuerdo para mejorar las condiciones de alojamiento de los trabajadores, pero como subraya el informe, no se discutieron las condiciones laborales.
 
En el 2008 un reportaje de  ’Sunday Eleftherotypia’ bajo el título «oro rojo: un sabor dulce con raíces amargas», relataba las condiciones de vida de los inmigrantes y se dieron datos concretos de las condiciones de vida y del trabajo de los inmigrantes que podrían calificarse en muchos casos como un auténtico caso de trata de inmigrantes trabajadores. El caso llegó al parlamento  y entonces se vio que las inspecciones  hasta la fecha no habían valido de nada, pues los caciques mafiosos (difícil llamarlos de otra manera), habían conseguido esconder los trabajadores en las inspecciones  y que los empresarios que habían tenido sanciones o no las habían pagado o los cargos presentados no habían tenido consecuencias. Salvo en algún caso puntual de pequeña importancia.
 

En abril de 2008 alrededor de 1.500 trabajadores se declararon en huelga por un aumento de sueldo  y por el pago de los salarios atrasados. Ellos se organizaron solos dentro del campo para dicha acción  y se reunieron en la plaza del pueblo. El partido comunista  se solidarizó con ellos en el pueblo.  Por la noche “defensores” de los empresarios atacaron a los sindicalistas por hacerlos responsables de la revuelta. También los inmigrantes fueron atacados en sus alojamientos, sufriendo otra vez disparos al aire intimidatorios y fueron a  refugiarse a la sede del partido comunista, donde pasaron la noche. La policía intervino  arrestando a los inmigrantes y a pesar que que sindicalistas y también periodistas fueran atacados por los que representaban a los empleadores, la policía no arrestó a ninguno de ellos.  En el caso de los periodistas, es importante destacar que también fueron amenazados de muerte si contaban lo que estaba pasando en la zona, según señala el informe. 

Después de tres días de huelga llegaron a un acuerdo, también por  la intervención del defensor del pueblo quien expresó que existían serios indicios de trata de seres humanos en la zona , entre lo que destacó: <<Su paga es baja y parte de ella se reembolsa a los empleadores que proporcionan con exclusividad , alojamiento, electricidad suministro de agua, alimentos y protección. Las condiciones de alojamiento son degradantes para  la dignidad del ser humano, las libertades están restringidas, sus actividades son controladas, incluso en su tiempo libre. Los inmigrantes parecen estar bajo el control absoluto de los empleadores>>. La situación no ha cambiado , las autoridades locales dicen ser incapaces de controlar la situación y la zona sigue vetada para la prensa  por las amenazas y agresiones que ha habido hacia ellos.
 

SIMILITUDES CON LAS MAFIAS DE ROSARNO EN CALABRIA ITALIA

En el 2010, cuando se sucedieron una serie de revueltas de inmigrantes en Rosarno (ver), Calabria, explotados por las mafias  en labores agrícolas,  Miltos  Pavlou, director del Observatorio Nacional sobre el Racismo y la Xenofobia (ENOSI-KEMO/i-RED) alertó de las similitudes que tenía con la situación en Nea Manolada, en algunos puntos como :


Welcome to hell
Los inmigrantes cobran  salarios inferiores al mínimo legal. Son tratados con  abuso verbal y físico por los productores y por grupos organizados mas o menos visibles que actúan al margen de la legalidad. La administración y el gobierno apoya abiertamente a los productores y a estos grupos externos y  no a las víctimas de la explotación.  Al ser su residencia ilegal y al ser cuestionable su residencia en el país no tienen protección legal, actuando las leyes de inmigración como apoyo a la posición de esclavos de los trabajadores.  Las autoridades judiciales o administrativas competentes no intervienen, a pesar de las evidentes y graves violaciones de la ley sobre la discriminación en el empleo y la incitación a la violencia racial en público, incluso por parte de funcionarios públicos.
 
Rosarno
La violencia en Calabria fue mucho peor y tuvieron que evacuar a  unos 1000 trabajadores africanos  por la “cacería” de inmigrantes que se desató en la localidad calabresa que dejó  un saldo de 67 heridos. Pero en Neo Manolada hay informes de una violencia constante contra la población inmigrante. En el verano de 2009   ataron a un inmigrante detrás de una motocicleta y lo arrastraron por las calles de Manolada porque según los autores intentaron robar ovejas, hoy se sabe que uno de los atacantes de ayer fue uno de los que participaron entonces en tal brutal agresión, por la que evidentemente salió impune.

Disturbios en Rosarno
 
Después de las agresiones a periodistas por estas “bandas”  que trabajan para los propietarios y la intervención de la policía a favor de ellas en la última huelga, la falta de sanciones administrativas  a los infractores, la agresiones a trabajadores, sindicalistas, etc, no parece que la comparación sea exagerada. Dos años después de los acontecimientos de Rosarno y a pesar de las mejoras y promesas institucionales, al igual que en Nea Manolada todo sigue igual. Mientras el gobierno griego tiene un discurso claramente xenófobo “los inmigrantes son la peor invasión sufrida en Grecia desde los Dorios”, de hacer redadas indiscriminadas en las calle, de encerrar a inmigrantes en tales condiciones que hasta la justicia ha considerado que escaparse de los campos de detención no es delito porque allí peligra la vida (ver). Consiente sin embargo la existencia de inmigrantes (muchos de ellos llevados por mafias hacia Europa)  siempre y cuando estén explotados en régimen de esclavitud y sean rentables al desarrollo agrícola de la región.

Centro de detención de inmigrantes en Grecia

No pueden decir que no lo sabían. La comisión europea también lo sabía y no ha exigido nada, la Unión Europea  manda 100 funcionarios a Atenas para que controlen las cuentas, pero ni uno en estos años para acabar con esta vergonzosa y humillante lacra que es el trabajo esclavo y la trata de personas en la Unión Europea 
 
 
FRESAS  DE SANGRE
 
La reacción de indignación en Grecia no se ha hecho esperar, sobre todo por que la historia vienen de antiguo. Desde las redes sociales se está haciendo una activa campaña para no comprar las “fresas ensangrentadas” y más en concreto las de este productor la “respetable” familia Vangelatos que es suministradora de las mas importantes superficies comerciales en Grecia, aunque también exportan sus productos, principalmente a Rusia y a otros países de Europa, entre los que está España, según su página web.

Fuente:

Más información:
 
 
 
 
Buscar en Twitter: #manolada #bloodstrawberrys
 
 
 
 

2 comentarios:

MAR dijo...

La vida bajo los plásticos, es muy dura, pero es mentira y no es verdad, que haya racismo en Almería, estamos conviviendo en paz, con los que quieren vivir en PAZ. Los empresarios de los invernaderos, son los que trabajan en ellos,ellos y sus familias, están entranpados con lois Bancos, porque poner un invernadero en marcha , no es gratis, los emigrantes que trabajan con ellos, están totalmente regulados,y cobran lois sueldos en pasridasd con los almerienses.
En los almacenes se trabaja, perro no se explota a nadie, es cierto que en plena temporada se he han horas, debidamente pagasdas. El que habla así es un gandul, o tiene mala leche.
Las revueltas son ocasionadas por odios , entre disdtintass etnias.
Aquí nmo hay esclavitud, lo que hay es una invasión, y entre ellos, los hay que vienen a trabajar y otros No.
No suban a los altas res a todos los inmigrantes, que lois hay muy "hijos de Puta" y si tanto desprecio tienen por los pueblos que somois invadidos, !!vengas se vpara aca..y disfruten los?.!!!!.
Yo tengo derecho a sentirme libre y sin miedos en mi país, y arremetiendo en contra de nosotros, que no somos culpables de la situación de sus países, enfrente sen a los que los obligan a dejar sus tierras,,YA ESTA BIEN DE TIRAr PIEDRAS
SOBRE LOS ALMERIENSES!! Nadie nos ha hecha do una mano nunca, lo que tenemos lo hemos conseguido con mucho sudor..así que no nos jodan con historias de emigrantes., que esta oís muy habituados a vivir con ellos.
Se que habrá faltas, no son de ortografía,son de lentitud de la tablet
No por atacar a todo lo establecido, se es masas humano , hay que estar y convivir en el lugar y no desde el sillón de casa.
No todo el mundo es facista, y habría mucho que decir de ONEGES , ACTIVICTAS, ECOLOGISTAS, y otros , que están subvencionados y viven de puta madre, sin dar golpe, a cuenta de las desgracias ajenass, y cuyo sin es hacerse Eurodiputadoss, concejales, alcaldes, y demass cargos politicos..""CUIDAdO QUE NO SOMOS TONTOS"y últimamente hay mucho caradura...y politólogo suelto y aleccionado

Erik Redwine dijo...

Yo he vivido y trabajado en Almería, en Pulpí plantando lechugas y el almacén de Ejidomar y solamente encontré explotación y llamarme chulito porque soy sevillano. No solo se desprecia a los inmigrantes, sino a todo el que venga de fuera, aunque ni mucho menos, toda la provincia es igual.Por supuesto que habrá agricultores honrados, aunque yo no tuve ocasión de trabajar para ninguno. Y en cuanto a los almacenes es la explotación absoluta. También he visto como los domingos, el único día que descansan quienes trabajan en los almacenes o en los invernaderos, se les negaba la entrada a los bares a todos los inmigrantes, poniendo carteles en la entrada que decían "solo para socios", aunque realmente son solo para racistas garrulos y paletos. Todo lo que tenéis se lo debéis a la mano de obra semiesclava o esclava en algunos casos, pero sin embargo se desprecia al trabajador, al creador de todas esas riquezas. Salud.