Tres Españas y dos frentes para cada bando

 
 
El turnismo democrático del PPSOE, patrocinado por la casa Borbón, muestra una vez más su gigantesco engaño sostenido por pies de barro. Las nuevas ofertas "democráticas" apestan a naftalina rancia. C´s y Podemos han irrumpido en el panorama electoral sólo para enmierdarlo aún más si cabe. Los del Partido Posfranquista han sumado al 22% del censo para así intentar legitimar sus atentados. Los neofalangistas llamados Ciudadanos, a pesar de la importancia que se dan a sí mismos, no han llegado a engañar ni al 10% del censo (8%). Así que entre los fachas de añejo y nuevo cuño sólo llegan a sumar el 30% del censo, aunque se autoproclaman como la única alternativa al caos. Incluso los peperos, haciendo gala de su asqueroso proceder y su obtusa manera de entender la voluntad general, llegan a ladrar que el pueblo español los ha votado masivamente a ellos. Quizás se refieran a algún pueblo muy español de Fachadolid.
 
Los llamados partidos de izquierda, aunque ahora gustan de llamarse progres, cuentan con otro 30% del censo, incluidos los nacionalistas de toda ralea y algunos partidos como Equo, PACMA, etc... En este tercio encontramos a medianos de todo pelaje, incluso aquellos que anteponen el bien de su propia comunidad al de cualquier otra persona nacida en distinta parte de Iberia. PSOE solamente quiere conservar los carguitos que tiene. Pablemos (con un 14%) se da la importancia que no tiene y necesita comerse al PSOE para así crecer. Los €urocomunistas como siempre, lo mismo da pecho que espalda. Así que entre egos insaciables e intereses creados, los medianos legitiman con su voto a los fachas y además son incapaces de elevarse moralmente sobre ellos, ya que demuestran diariamente que están hechos de la misma escoria que aquellos a los que llaman adversarios en lugar de enemigos. De las actuales tres Españas esta es la más dividida y desnortada.
 
El otro tercio de la población no vota a ningún mercachifle político, a ningún vampiro que se alimenta de la estupidez ajena. Así que en lugar de la tradicional España dividida entre ricos y pobres, en nuestros días nos enfrentamos unos a otros teniendo siempre (y en todos los casos) enfrente a otros dos bandos. La rifa electoral se dirime entre ricos y medianos, el 1/3 abstencionista proviene de las capas sociales olvidadas por esta sociedad consumida por el consumo y deshumanizada por la ambición. Ahora ricos, medianos aspirantes a ricos y trabajadores aspirantes a clase media, conforman el terreno político. Ya nadie quiere ser obrero, autodenominarse pobre con orgullo parece ser una muestra de poca autoestima, algo vulgar. Curiosamente, las capas sociales supuestamente más cultas y preparadas, son precisamente las que apoyan este engaño de trileros principiantes; mientras que los de abajo vemos el engaño claramente y por eso nunca votamos. ¿Para qué sirve entonces la cultura? ¿para hacer de nosotrxs mejores personas o para escupir al iletrado desde las alturas intelectuales?
 
Los amos de las marionetas han conseguido su demoníaco propósito perpetrado pacientemente durante decenios, despojar a la Humanidad de su dignidad y transformarla en un trozo de carne sin voluntad propia ni asomo de empatía. Volvemos a los tiempos en los que la lucha por la vida se antepone a cualquier sentimiento humanitario. Todo sentimiento tiene un precio, y si éste es negativo su correspondiente fármaco homologado. Vivimos rodeados de cemento y asfalto y ya hemos olvidado el brillo de las estrellas en una noche de luna nueva en las altas montañas. No recordamos la monótona melodía que entona Gaia allí donde rompen las olas, ni cuando nos atrapaba Morfeo entre sus sábanas mientras abandonabamos la conciencia con la suave nana del oleaje rompiente. En este mundo opulento se consumen más ansiolíticos, sedantes y antidepresivos que nunca antes, claro ejemplo de la enfermedad crónica que padece esta sociedad en la que nos vemos inmersos nada más nacer.
 
En los próximos años veremos como 1/3 de la población será abandonada a su suerte y reprimida hasta la muerte si fuere preciso. El chiringuito democrático tiene de sobra con mantener fieles a los 2/3 restantes. Estos fieles siervos, la mayoría silenciosa de la que tan orgullosamente nos habla Rajoy, desprecian a aquellos que cuestionan este sistema en el que ellos viven tan bien. De esta manera, la tan cacareada concordia graznada por el Borbón, no es más que discordia conscientemente plantada, regada y abonada. Nada nuevo existe bajo el cielo que un día caerá sobre nuestras cabezas ¡por Tutatis! El divide y vencerás romano está tan de actualidad como cuando fue inventado por Roma, el Imperio que basaba su poder y riquezas en la esclavitud, la mentira y la guerra, es el futuro que nos aguarda.

2 comentarios:

Loam dijo...

Para el poder, y para el lacayuno gobierno de turno que lo representa, la democracia es sólo una opción táctica y fácilmente descartable, como la historia nos demuestra una y otra vez.

Salud!

Erik Redwine dijo...

En cuanto quedaran deslegitimados en las urnas, no tardarían en tirar de fusil. El Borbón es el jefe de todos los ejércitos, y no dudará un segundo en usar la violencia contra el pueblo del que él se autodenomina embajador si se pone en duda su trono. Pero el elector cree que tiene opciones, aunque solamente sea un peluche en manos de gorilas. Salud.