Barbijaputa. Machismo: 8 pasos para quitártelo de encima [epub]




Se han escrito miles de libros de autoayuda para superar adicciones de todo tipo, para mejorar incontables aspectos de nuestra vida, para poder dejar de fumar, para comer sano… El catálogo disponible va desde el 12 pasos, 12 tradiciones para dejar de beber, de Alcohólicos Anónimos, hasta un Manual para no morir de amor (no me preguntes qué tal, no he leído ninguno de los dos).


Se escriben libros de autoayuda a un ritmo vertiginoso, pero siempre para deshacerse de actitudes, hábitos o creencias que son perjudiciales solo para la persona que los leerá, por eso lo de «auto», claro. Como toda sociedad cada vez más individualista, estamos centrados en el yo, yo, yo. Pero ¿qué hay de aquellos comportamientos y hábitos propios que no solo joden al «yo» sino también a la sociedad en su conjunto?


Ese es el motivo de esta guía para acabar con nuestra parte machista, ya que cuando acabas con ella no solo te beneficias tú, sino la sociedad en general y tu entorno en particular.


Tuve mis dudas antes de escribir este libro porque lo cierto es que, teniendo en cuenta que nadie se considera machista, sería raro ver comprando algo con este título motu proprio a un montón de gente para sí misma. Porque con el machismo pasa algo muy curioso: vivimos en una sociedad machista pero absolutamente nadie se reconoce como tal. Y donde digo «curioso» quiero decir que es mentira. Así que, quizás, la forma más lógica de acabar con este libro entre tus manos sea la opción «regalo-indirecta». Es decir, tú no te reconoces como machista, pero ya habrá alguien que lo piense por ti y te haga llegar este manual. No te lo tomes como un ataque, no es raro ser machista, más bien es imposible no serlo.


Lo que sí tenía claro es que quería dirigirme a hombres. Y así está escrito, para ellos. Son los que han sacado tajada históricamente y son los que tienen que sentarse a escucharnos ya.


Así que si eres hombre, este, más que un libro de autoayuda, podríamos llamarlo «libro de autoputeo», porque aunque al final te beneficiarás del feminismo, al principio no harás más que revisar y desprenderte de tus privilegios por el camino —si consigues llegar hasta el final— (¿de qué privilegios me está hablando esta mujer?, puede que te preguntes. Tranquilo, lo explicamos más adelante). Pero, a la vez que avanzas y te empapas de esta y otras lecturas feministas, estarás contribuyendo a una sociedad más justa. Si cierras este libro ahora, estarás siendo una persona horrible, porque ¿qué ser con corazón cierra un libro donde te advierten de que vas a contribuir al bienestar social?


Pero no te asustes, aquí solo te vamos a dar las claves para que abraces el feminismo (¡la palabra maldita!) de una forma lo menos dolorosa posible. Son ocho pasos nada fáciles, puede que lances el libro contra una pared en algún momento, que no quieras seguir leyendo, que te rías muy fuerte o que vayas a Twitter a preguntarme si me he vuelto completamente loca. Pero te aseguro que si lo empiezas y lo acabas con la mente abierta y sin dar nada de lo ya aprendido por cierto, vas a caerte mejor a ti mismo (y a tu entorno) cuando lo hayas acabado.


Si eres mujer, todo será más fácil. Al fin y al cabo, tomar conciencia feminista solo puede repercutir en beneficios para ti, ya que el feminismo busca la libertad y la igualdad que a día de hoy no tenemos. Si ya sientes que tienes conciencia feminista, ¡te vas a ver reflejada a menudo por el camino!


En resumen, teniendo en cuenta que el machismo beneficia a los hombres y somete a las mujeres, he decidido que este libro lo escribiré dirigiéndome y criticándolos a ellos. No obstante, también mencionaremos a lo largo del texto qué actitudes y hábitos solemos tener nosotras que favorecen el machismo sin que seamos conscientes de ello, y cómo, con pequeños gestos, nosotras mismas fomentamos el sistema, no solo perpetuándolo sino también fortaleciéndolo.


Lo que intenta esta guía es acabar con nuestro machismo. Matarlo. Y teniendo siempre presente que es un bicho que nunca muere del todo, que es como el monstruo de las pelis malas que, cuando piensas que ya está muerto y bien muerto, se revuelve y te pega el susto.


Como en cualquier muerte, también en la de tu propio machismo, se pasa inevitablemente por unas fases de duelo: al fin y al cabo es un trozo de ti que se va para no volver. Porque si una cosa es cierta es que, cuando eres consciente de que el machismo está dentro de ti y también a tu alrededor, ya no hay vuelta atrás. No querrás volver al principio ni volver a ponerte la venda que te ahorraba todos los sofocones que te vas a pillar de ahora en adelante. No me enrollo más, que durante todo este tiempo que estamos hablando el monstruo sigue vivo. 


¡Matémoslo!



No hay comentarios: