Sí señor, sí señor (Prisión para la resistencia pasiva y obediencia debida a seguratas)

 

 
Aquí tenemos la prueba del 9 sobre el violento futuro que nos aguarda, quien no quiera o sepa verlo merecerá todos los palos que les den. El gobierno nazi-fascista del PP sólo sabe contestar con la violencia a los que exigen sus derechos inalienables, llevan insertados en sus genes la semilla de Caín, y esta comienza a brotar de nuevo, regada por la iglesia y el fascio más rancio y criminal de España.
 
¿Estás parado? pues mejor será un minijob que nada. Es mejor estar parado que estar parado y con las costillas rotas ¿verdad chaval? vamos, vamos, circuleeeeeeen.
 
No saben dialogar, nunca lo supieron, sólo imponer. No les importa lo más mínimo el sufrimiento ajeno, puesto que la respuesta a los que sufren, es más sufrimiento y represión. Defenestración en Tv, radio y prensa para alumnos, padres de alumnos, profesores, trabajadores en paro, desahuciados, estafados por las preferentes y todo aquél que se atreva a contestar los atentados del partido que dicta como deben ser nuestras vidas, cuando debería ser el pueblo quien decidiera y ellos simplemente gestionar eficientemente esa voluntad, cosa que aún no han comprendido estos "demócratas de toda la vida".
 
Si esto es España prefiero ser eunuco antes que español

Ya ni siquiera permitirán eso de levantar las manos gritando estas son nuestras armas, (porque las suyas son muy contundentes y peligrosas) ahora, cuando un madero te diga algo, su palabra debe ser considerada como la de un mando militar y cualquier ciudadano debe obedecer cual quinto con barrillos, con el debido respeto y siempre terminando la conversación con un enérgico y convincente ¡señor, sí señor!... y a los seguratas támbién.
 
Imagináos que se le diera autoridad a un gorila para dirigir el tráfico, pues bien, a partir de ahora los gorilas amaestrados para trabajar como porteros de discotecas y demás, tendrán autoridad para dirigir el tráfico de los locales y se les deberá obedecer con el debido respeto. Es como darle una pistola cargada y de gatillo sensible a Juan Pablo II en su etapa crónica de Parkinson, si es que...
 
'Red Azul' es el nuevo plan Integral de Colaboración entre el Cuerpo Nacional de Policía y la seguridad privada puesto en marcha por el Ministerio del Interior para "optimizar los recursos" e incluso compartir información de carácter operativo.

"Estamos especialmente obligados a sumar en un momento de crisis en el que la eficiencia es el gran objetivo común", ha explicado el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, en la presentación de esta iniciativa.

"No comparto la opinión de aquellos que plantean modelos excluyentes de privatización de la seguridad pública, ni aquellos que desconfían sistemáticamente de la iniciativa privada", ladró Cosidó.

El director de la Policía ha definido este acuerdo como "una alianza de seguridades" al tiempo que ha reiterado el compromiso de reformar la Ley de Seguridad Privada "para adaptarla a las necesidades y las circunstancias de la España actual".

En este sentido, ha defendido que "la seguridad es una responsabilidad de todos, especialmente de aquellas organizaciones que están involucradas en este ámbito de servicio a la sociedad". Si la seguridad es cosa de todos que nos den un arma a cada uno como en sus queridos USA, así estaremos más seguros de que el fascio español tendrá mucho más difícil su resurgimiento.

Reiros de 1984, éstos además de su ejército de requetés y falangistas armados dispuestos a todo cuando sea (son miles y viles), también están incrementando la perrera estatal a pasos agigantados, a cualquier niñato descerebrado y con ganas de mandar se le da autoridad y una pipa. Para colmo, todos esos seguratas a los que se les va a dar la autoridad que nunca deben tener, en su gran mayoría son personas violentas, maromos como roperos o policías frustados, ahora podrán desahogar toda esa frustración de infrahumanos en los cuerpos y mentes de personas honradas y trabajadoras.
 
Encuentro de dos viejos nazis en la cúpula (Fernández Díaz y Ratzinger Z) 

Tienen miedo, pero no porque la sociedad española sea violenta, lo tienen porque son más conscientes que nadie del daño que inflingen a todo un pueblo, así que sabedores de los próximos atentados por perpetrar aún, están blindando el Estado, para que en lugar de solucionar problemas comunes éste se convierta en el perro guardián de lo más asqueroso y abyecto de este miserable país llamado España, país en el que gobiernan descendientes de criminales impunes, todo ello con la venia del pueblo al parecer.
 
Quien piense que si gana el PSOE o cualquier otro partido, derogará esta ley-atentado y las ya perpetradas anteriormente, será merecedor de todas las mantas de palos que les den maderos o seguratas cuando se atreva a contestar al nuevo gobierno de "izquierdas" y "socialista" o de lo que sea, por imbécil integral y borrego cerebral. Entonces, después de votar a este o aquel cual borrego lobotomizado, cuando inevitablemente pueda ver como se limpian el culo los políticos con su voto, entonces dirá en la calle ¡viva la "democracia"!... y "democracia" comerá, hasta empacharse.
 
También se hará realidad una vieja reivindicación de las empresas de seguridad privada, la vigilancia perimetral de los centros penitenciarios, siempre bajo la dirección de las Fuerzas de Seguridad del Estado. Con esta nueva función, Interior pretende recolocar a los miles de escoltas que trabajaron en la protección de cargos públicos amenazados por la banda terrorista ETA en el País Vasco y Navarra, y que en los últimos años han perdido sus trabajitos como Pikolin. Encima ahora tendrán autoridad y todo estos imbéciles que dan su vida por sus amos cuales fieles perros.
 
Bueno, no me enrrollo más, pasemos a los fríos e incontestables datos por si no había quedado claro a quienes nos enfrentamos.
 
Esto no volverá a suceder con el PP, no sin sangre, porque sólo conocen el lenguaje de la violencia, desprecian la inteligencia y desconocen la humanidad que graznan sus cuervos eclesiásticos.

En la versión que conocimos del Código Penal a finales del año pasado se perpetraron varios atentados destinados en exclusiva a reprimir acciones de descontento social frente al neonazismo del PP, el más grave de estos crímenes era una modificación del delito de resistencia a la autoridad, veamos:

“Los que, sin estar comprendidos en el artículo 550, resistieren a la autoridad o sus agentes, o los desobedecieren gravemente, en el ejercicio de sus funciones, serán castigados con la pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a dieciocho meses.”

(El artículo 550 trata de la resistencia activa grave, por lo que este nuevo artículo incluye la resistencia pasiva).
 

En este último atentado la cosa va más allá, es un descarado salto hacia el estado totalitario y policial:

"Serán castigados con la pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a dieciocho meses, los que, sin estar comprendidos en el artículo 550, resistieren o desobedecieren gravemente a la autoridad o sus agentes en el ejercicio de sus funciones, o al personal de seguridad privada, debidamente identificado, que desarrolle actividades de seguridad privada en cooperación y bajo el mando de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.”

En pocas palabras, se abre la vía para que en el control o represión de determinadas acciones en la calle participen fuerzas de seguridad privada a las que deberá obedecerse con la misma consecuencia que a los funcionarios públicos. Así que no es sólo para el caso de resistencia activa, sino que incluso la resistencia pasiva a un empleado de una empresa de seguridad se considerará atentado. De esta manera los perros mercenarios al servicio del poder estatal se multiplican por diez o más.
 
 
 

2 comentarios:

Elena dijo...

Son tantas las penas que tendría que haber cumplido yo ya... Algunas seguiremos con lo que hacemos, porque si sus leyes nos paralizan, habrán ganado sólo con publicar textos en sus papeles. Seguir, seguir y seguir. Y cuando recibamos, seguir con más fuerza.

Erik Redwine dijo...

Si respetamos su imperio de la ley de la jungla, siempre seremos presa fácil.