Los 5 de Sabadell necesitan ¡¡¡SOLIDARIDAD!!!


 
Ya ha pasado más de un mes en la cárcel nuestros compañeros de Sabadell, yo creo que es momento de valorar la situación para comprobar como se les ha dejado solos, prácticamente a su suerte. Todo el que debería posicionarse en contra de estas prácticas fascistas de manual ya ha tenido tiempo más que suficiente, el que aún no lo ha hecho pintará un magnífico autorretrato. Me parece increíble que ciudadanos honrados cuyo delito ha sido decir lo que al estado no le gusta escuchar, sean olvidados y dejados a su suerte por el simple hecho de no pertenecer a ningún partido político que juega en el Casino de la mafiocracia.
 
 
¿Estamos ante una nueva "Mano Negra"? parece que el estado fascista español reconoce a su enemigo más acérrimo, al que no puede sobornar con un carguito y algún sobre, no pueden luchar contra la honradez porque la desconocen y estarían en territorio enemigo, saben que los anarquistas no se conforman con unas elecciones amañadas ni con falsas promesas, su esperanza no se alimenta con las promesas de un mercachifle político, se alimenta con la conquista de un mundo mejor y más justo creado entre todos y sin excluir a nadie por sus ideas, excepto al que quiera imponer las suyas.
 
De esta manera nos ganamos la enemistad eterna del establishment, de ahí viene que en los diccionarios españoles - que no en los ingleses por ejemplo - anarquía sea sinónimo de caos y desorden absoluto, poco menos que el fin de la civilización. Pero nada más alejado de la realidad, cosa que ellos bien saben, porque los estados son muy conscientes del peligro que representa el movimiento anarquista hacia el poder establecido ¿por qué sino se toman tantas molestias en criminalizar, encarcelar, torturar e incluso  asesinar a militantes anarquistas? si no representaran un peligro real tened por seguro que el estado no les prestaría demasiada atención. Los montajes policiales son complicados, no se hacen por capricho, si se descubre el chollo pueden quedar en evidencia muchas personas "importantes", así que sólo se llevan a cabo si existe una poderosa "razón de estado".
 

El anarquismo comienza a resurgir, porque no debemos olvidar que Iberia fue anarquista, al menos Andalucía, Aragón y Cataluña; los anarquistas fueron los que pararon al fascismo y crearon una sociedad nueva sin dinero, sin clases, sin amos y sin Dios, todo ello durante una guerra civil y a fuerza de músculo, imagináos hoy día que estamos en tiempos de "paz" - aún - y que contamos con la tecnología y la ciencia del S. XXI. Pero los españolitos sufren algo peor que la amnesia, porque ésta significa que uno olvida su pasado, lo nuestro es que se desconoce totalmente nuestra realidad histórica.

Por mucho que quieran ocultar la historia o aplicarle el neolenguaje, en la memoria colectiva queda el recuerdo del pueblo en armas a pesar de la II República burguesa. Los gerifaltes preferían el fascismo antes que una verdadera revolución social, le negaron al pueblo la posibilidad de defenderse, pero en Barcelona el pueblo asedió y penetró en los cuarteles apropiándose del arsenal militar. Cuando acabaron con toda resistencia sediciosa esos mismos gerifaltes no tuvieron otra que reconocer la victoria del pueblo, sin militares ni policías, obreros y campesinos que salieron a la calle para acabar de una vez por todas con siglos de esclavitud. Ahora será también el pueblo, sin intermediarios políticos, el que decida qué rumbo debemos tomar, se acabó lo de delegar ciegamente, eso lo saben bien los servidores del estado.
 
En Iberia sólo hemos disfrutado de más o menos libertad unos 30 años en toda nuestra historia, pero esos años han servido en parte - aunque no tanto como lo deseado - para que exista una militancia más concienciada, con acceso a literatura y otros media que sólo hace unos años eran de ciencia-ficción, es verdad que ahora no somos campesinos hambrientos, pero también es verdad que de esta manera nuestro odio no es ciego, es más contenido y cerebral, las neuronas bien amuebladas son mucho más peligrosas que una bomba puesta por alguien desesperado ante tanta injusticia y miseria humana, y de esto también son muy conscientes todos los estados.
 
 
No voy a entrar en quien apoya o no a los injustamente encarcelados, eso ya lo hice en una anterior entrada, además que seguro habrá quien piense de mi que así sólo contribuyo a la desunión entre iguales, así que sólo les digo que ojalá nunca tengan que verse en la misma situación que los 5 de Sabadell, ser olvidados en una oscura celda por la sociedad que ellos intentan mejorar para su bien y el de todos. 

 
Sean anarquistas, comunistas o el hijo del herrero, toda persona reprimida por el estado merece el apoyo de todos, para mi todos ellos son rehenes de una guerra encubierta que el estado siempre mantiene contra sus enemigos naturales o con quienes les resultan molestos. Lo que se necesita para poder derrocar al rey e intentar crear una sociedad más justa entre todos es la unión de los de abajo, a todos nos une una misma ambición nada pretenciosa; poder vivir en paz y dignamente, pero el movimiento se demuestra andando y ¿qué mejor prueba de unión que la solidaridad con los presos políticos puede existir?
 
Unión sí, pero ¿para qué y de qué manera? si queremos empezar una nueva obra debemos empezar por los cimientos, no es que yo sea arquitecto, pero sin cimientos sólidos no se puede construir nada perdurable, cuando llega la ocasión de oro para demostrar esa unidad nos encontramos con el silencio cómplice, vil, sin conciencia social, así no se crea unión, sólo desesperación porque aquí sólo importa lo propio.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muerte al estado y libertad para lxs presos !!!

Compañero, esperaba encontrar algo relacionado con las revueltas de Turkía, ¿cuándo nos vemos?

Un abrazo libertario!!!

Una ArdillA

Johnny The Fox dijo...

Hola compañera, por aquí seguimos intentando molestar un poco. Estoy escribiendo algo sobre lo de Turquía, pero primero me estoy informando acerca de la historia y la situación turca, porque si te digo la verdad lo que se es mas bien poco. También estoy esperando para ver como continúan las cosas después de la revuelta, me parece un poco precipitado sacar conclusiones rápidamente y a golpe de corresponsal de TV. En un principio me parece mucho más auténtica que la "Primavera Árabe" pero esto ya se verá, un saludo y mucha salud para seguir molestando al amo.